UN SITIO DEL GOBIERNO AUTÓNOMO MUNICIPAL DE LA PAZ

 

Se clausuran dos geriátricos en operativo conjunto

El abandono de los hijos o de los familiares a los adultos mayores es evidente. En los lugares clausurados se encontró comida en putrefacción, larvas de gusanos y utensilios en mal estado.

La Paz, jun. 07 (OMDH/GAMLP).- Un segundo operativo a los geriátricos se realizó la mañana de hoy del que participaron la Oficialía Mayor de Desarrollo Humano, el Viceministerio de Justicia, el Servicio Departamental de Salud y el Servicio Departamental de Gestión Social.

Al ingresar al geriátrico Virgen del Socavón el panorama era desolador, el olor a orín se sentía en todos los ambientes por la falta de limpieza del lugar. A las 10.00 las camas, tapadas con plásticos, continuaban mojadas.

“Comemos lagua todos los días”, se quejaron los adultos mayores que se encontraban sentados en uno de los sofás de un comedor en malas condiciones higiénicas.
En la cocina la situación era aún peor, los pocos alimentos que se encontraron estaban en estado de putrefacción y las alacenas estaban llenas de larvas de gusanos. Los baños estaban tapados y se encontraron medicamentos vencidos. El establecimiento fue clausurado por el personal de la Gobernación.

Otros geriátricos
La siguiente parada fue el asilo El Samaritano, ubicado en la calle 5 de Irpavi. El establecimiento, en relación al anterior, presentaba mejores condiciones para los abuelitos, sin embargo también se encontraron alimentos mal guardados, como el queso que tenía moho. Los baños, aunque limpios, no tenían las barreras de seguridad.

En el hogar Sol y Paz nuevamente el olor a orín impregna el ambiente. En este lugar los adultos mayores se quejaron por la falta de comida. El Servicio Municipal de Ambulancias llegó hasta el lugar para realizar el traslado de una abuelita de aproximadamente 80 años que se encontraba con desnutrición, sin embargo no se pudo realizar el mismo porque su hijo no tenía el tiempo para llevar sus documentos hasta el hospital.

“Mi familia me lo trae galletas y pancito para mi tecito, pero no me dan nada, me dejan a medio vestir” afirmó la abuelita que se encontraba tendida en una especie de sofacama con la ropa y el pañal mojado.

 Aquí también se encontraron alimentos vencidos, fideo cocido en estado de putrefacción y utensilios en mal estado. En un cuarto el refrigerador, casi vacío, se encontraba al lado de la lavadora donde los trapos estaban mezclados con sábanas y con servilletas que tenían vómitos.

Los abuelitos y los vecinos del lugar denunciaron malos tratos. Este establecimiento también fue clausurado.

Un buen ejemplo

Otro de los lugares visitados fue el geriátrico Años Dorados. El año pasado se realizó una inspección a este establecimiento donde se encontraron varias irregularidades, pero en la visita realizada el día de hoy se evidenció que el lugar subsano las mismas ya que cuentan con espacios adecuados, enfermeras de turno, fisioterapeutas, cámaras de seguridad para evitar casos de maltrato. A diferencia de los anteriores geriátricos, los adultos mayores se encontraban disfrutando de la compañía de sus compañeros de cuarto y de sus familiares.

Marco Cárdenas, coordinador de proyectos de la Unidad del Adulto Mayor y Personas con Discapacidad, señaló que “además de ser responsabilidad de estas casas el bienestar de los adultos mayores, también es responsabilidad de los hijos; muchos de éstos dejan abandonados a sus padres, no realizan el seguimiento de la clase de atención que se les brinda. Tenemos que promover una cultura de amor, afecto y respeto a nuestros adultos mayores”.

07/06/2013

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar