la-paz-apie

palaciogob
casamurillo
artesania sagarnaga

LA PAZ A PIE

Plaza Murillo, Calle Jaén, Mirador de Killi Killi

Para empezar nuestra caminata por la ciudad esta será desde el centro de Información Turística ubicado entre calle Colombia y Av. Mariscal Santa Cruz, nos dirigiremos a la Plaza Murillo ubicado entre las calles Socabaya y Ayacucho; para llegar al lugar se sube directo por la calle Loayza y doblaremos a la izquierda por la Calle Comercio donde podremos encontrar dicha plaza en la cual se destacan:

– La estatua de Pedro Domingo Murillo: quien fue una figura importante en la obtención de la Independencia de la Corona Española.

– Figuras femeninas: representan las estaciones del año: verano, invierno, otoño y primavera  y a las cuatro musas de las artes: la pintura, la arquitectura, la música y la escultura.

– El acta de la Junta Tuitiva.

A los alrededores de la Plaza Murillo se puede encontrar la Catedral Metropolitana Nuestra Señora de La Paz y al lado el Palacio de Gobierno, el cual siempre está custodiado por soldados conocidos como los colorados de Bolivia con uniformes del siglo XIX.

En el sector este de la plaza también se puede encontrar otro edificio histórico, el cual fue establecido como sede del Congreso de Bolivia a comienzos del siglo XX, el sitio previamente albergaba un convento y más adelante, una universidad. No podemos olvidar mencionar los dos museos que se encuentran alrededor de la plaza los cuales son: el Museo de Arte Nacional y la Academia Boliviana de Historia.

Una vez terminado el recorrido por la Plaza Murillo se sube dos cuadras por la Calle Bolívar hasta llegar a la Avenida Sucre  donde se dobla a mano izquierda y se camina cinco cuadras para llegar a la Calle Jaén donde se albergan bares, cafés y cinco museos importantes además de una Galería de Arte Indigenista, como lo son el Museo Costumbrista Juan de Vargas, de Metales Preciosos Precolombinos, del Litoral Boliviano, la Casa de Pedro Domingo Murillo y el Museo de Instrumentos Musicales Nativos. Esta calle durante el siglo XVI fue conocida por ser un mercado de compra y venta de camélidos. Sus edificaciones con balcones y calles empedradas conservan el estilo colonial lo cual lleva al visitante a ser parte de esa época por minutos, más aún por los mitos y leyendas que dicha calle tiene, ésa es la razón por la que se puede ver una cruz verde.

Una vez terminada la visita a estos museos volvemos a la Av. Sucre para tomar algún bus o minibús (232-321-330) quizás taxi camino a Villa Pabón para visitar el mirador de Killi Killi, el cual tiene una vista de casi 360º de la ciudad de La Paz junto a la hermosa vista del majestuoso Illimani.

Plaza San Francisco, Calle Sagárnaga, Mercado de las Brujas

La Iglesia de San Francisco fue construida con piedra labrada y concluida a mediados del siglo XVIII; la fachada de la iglesia de San Francisco corresponde al estilo barroco mestizo. Muy cerca se puede encontrar la Calle Sagárnaga o más conocida como el Mercado de los Artesanos, ya que en este lugar se pueden adquirir artesanías hechas en metal, joyería con piedras preciosas como la bolivianita, prendas tejidas en lana de alpaca, rústicos telares, los más típicos con motivos zoomorfos, entre ellos los de Tarabuco y la zona del Titicaca, además otro tipo de artículos en exposición que maravillan a los visitantes. Entre las calles Linares y Jiménez podremos encontrar el famoso Mercado de las Brujas, un lugar donde la medicina naturista y las tradiciones aymaras resaltan, allí se verán sapos, utilizados para traer buena suerte; tortugas, para la longevidad; y otros artículos más para curar el malestar y las lesiones, lo más curioso entre las ofrendas que se encuentran en el mercado son los fetos de llama momificados o “sullus”, que fueron traídos hasta el mercado por las “brujas” o yatiris desde las montañas, su aplicación se realiza al construir una nueva casa o negocio donde los dueños entierran un feto debajo de los pilares de los edificios como una ofrenda a la diosa andina Pachamama (Madre Tierra); una vez enterrado el feto se cree que la Pachamama protegerá a los trabajadores y les traerá buena fortuna para su casa o negocio.

En dicho mercado también se podrá observar a los yatiris quienes son los médicos “brujos” que deambulan por el mercado y ofrecen leerles la fortuna a los locales. Se les puede reconocer por sus sombreros y morrales, llenos de hojas de coca. Además de los productos de hechicería, también se puede encontrar puestos que venden souvenirs andinos tradicionales. Estos incluyen sweaters tejidos, mantas de lana de alpaca, instrumentos musicales y joyas.