titulo

Etapa de las dictaduras militares. Se inició en noviembre de 1964, cuando el vicepresidente de Víctor Paz Estenssoro, el general René Barrientos Ortuño dirigió un golpe de Estado y asumió la presidencia de facto, iniciándose de esa manera el inicio de gobiernos militares, que, más allá de las distancias ideológicas entre ellas, presentaron determinadas características. En primer lugar, se dio lugar al poder militar, mediante el cual las Fuerzas Armadas empezaron a sobrepasar sus funciones específicas y, asumiendo roles políticos tomaron el poder con la fuerza de las armas. En segundo lugar, se trató casi en su totalidad de gobiernos de facto, con breves excepciones en 1966-1969, 1979 y 1980, cuando se dieron momentos de gobiernos constitucionales. Igualmente breves fueron los gobiernos civiles, todos constitucionales, que se dieron en 1969, 1979 y 1980. En tercer lugar, con las excepciones de los gobiernos militares de Ovando Candia y Juan José Torres, los gobiernos siguieron una ideología anticomunista, dentro del contexto internacional de la Guerra Fría. Su posición terminó aliada a la llamada «Doctrina de Seguridad Nacional», que implicaba una lucha sin cuartel contra la llamada guerra insurgente. La idea de la existencia de un enemigo interno que no era otro que el comunismo, promovió en las Fuerzas Armadas y, por lo tanto, en los gobiernos de turno, una represión contra todos los movimientos de izquierda, fueran estos armados o no. De esta manera se reprimió a las guerrillas urbanas y rurales del Ejército de Liberación Nacional, pero también a los dirigentes sindicales, los obreros y los estudiantes universitarios. Si bien existen profundas diferencias entre estos gobiernos, con proyectos nacionalistas y de izquierda y con un largo y desalentador proceso de retorno a la democracia, los gobiernos más largos fueron precisamente los que pueden considerarse dictaduras, fundamentalmente los dirigidos por René Barrientos Ortuño, Hugo Bánzer Suárez y Luis García Meza.