1979

Gobierno de

Natusch Busch

 

Contexto

El golpe de estado del Cnel. Alberto Natusch Busch se produjo el 1 de noviembre de 1979, con la ayuda de los regimientos Tarapacá e Ingavi, que invadieron la ciudad de La Paz. Eran las 2:30 a.m. en la víspera de la celebración de Todos Santos, en memoria de los difuntos. El golpe fue anunciado a través de un comunicado emitido por las radioemisoras del país, Radio Illimani y la televisión estatal la denominaron la Masacre de Todos Santos (Bolivia, 1980)

El levantamiento de los militares tuvo distintas razones. El contexto militar enfrentaba problemas de corrupción. Muchos miembros de las Fuerzas Armadas estaban acostumbrados a recibir varios sueldos extras, a negociaciones, al contrabando, la vida fácil y cómoda sin aceptar la vida austera y más modesta de los cuarteles. Se habían acostumbrado al manejo del poder y no se resignaban de dejarlo. Estas fueron algunas de las razones del golpe del Cnel. Alberto Natusch Busch, a las que se sumaron una falta de madurez del sistema de partidos políticos que fueron incapaces de generar consensos y, por el contrario, golpearon las puertas de los cuarteles cuando les convenía. De ahí que las ideas de organizar conspiraciones y motines generaron una amplia aceptación dentro de los mandos militares del país. El golpe fue el fruto de la profunda crisis moral de las organizaciones cívicas, políticas y militares (Bolivia, 1980)

ntsh

A pesar de ello, el gobierno golpista, dueño del Palacio de Gobierno por más de una semana, no pudo lograr la confianza de empresarios, de la clase media y del pueblo en general. El Congreso Nacional no legitimó el golpe y dictó medidas contra el régimen dictatorial, lo que provocó que los golpistas buscaran consolidar sus acciones de forma violenta. Además, de acuerdo con Guillermo Lora, la mayoría de los oficiales jóvenes no conocían los trajines del militar golpista y, por lo tanto, no lo apoyaban (Lora, 1979).

A los militares jóvenes institucionalistas se les fueron sumando otros militares de alta graduación anti-golpistas como Padilla y Terrazas, cuyo principal objetivo fue la derrota de Natusch, lo que provocó una división dentro de las Fuerzas Armadas. Por otro lado, la policía nacional también se opuso a levantarse contra el pueblo, no acatando la  orden que vino del ministro del interior; pero en este contexto, la mayor resistencia fue la del pueblo, que, de una forma conjunta y bajo un llamado de unidad consiguió la caída y la ruptura de las Fuerzas Armadas (FF.AA). (Hoy, 10 de noviembre de 1979). La posición de la Policía puede establecerse a través del siguiente manifiesto:

La guardia nacional Nº1 con el cuartel en la calle Colombia, al mando del coronel Héctor Rubín de Celis, anuncia que su cuerpo de policías no disparará contra el pueblo y no acatará las órdenes del Ministro del Interior. El Ministro Mena asesina al coronel por tal acción de desobediencia. (Bolivia 1980, 6)

Si en los primeros días los golpistas ganaron su primera ofensiva en el escenario de batalla, fue gracias  al control de la Fuerza Aérea y del Regimiento Tarapacá, que contaban con hombres preparados para la guerra, tenían conocimiento de la utilización de las armas y también contaban con armas avanzadas: tanques, ametralladoras, aviones de combate. En contraposición, la población paceña no tenía una preparación sólida para la guerra y tampoco tenían armas, pues contaban únicamente con palos, piedras y barricadas. El enfrentamiento fue absolutamente desigual. En estos trágicos días hubo una gran cantidad de víctimas aproximadamente de 300 personas y desaparecieron otras más (Lora, 1979).

En el trabajo de resistencia fue fundamental el rol jugado por la Central Obrera Boliviana (COB) que tomó distintas medidas para paralizar al gobierno golpista y a las Fuerzas Armadas. Optó inicialmente por una huelga general de 24 horas, luego de 48 horas y finalmente de otras 48 horas. Los partidos políticos y los trabajadores en su conjunto decidieron apoyar el paro general indefinido porque era mejor manera de acabar con la peligrosa situación en que se encontraba el país, que había puesto a Bolivia frente a una crisis democrática. El desconocimiento a un gobierno significa levantarse para derribarlo; por esta razón la declaración de la huelga general indefinida, donde participó toda la población y los trabajadores de las minas, fábricas, de bancos, comercio y distintas empresas. Todos se unieron con un solo propósito: derrotar al gobierno golpista:

(…) los fabriles de Manaco y mineros de Colquiri ingresaron a la huelga general  indefinida  desde el primer momento desconociendo al gobierno surgido del golpe (…) (Lora 1979, 29).

(…) otros distintos mineros y fabriles de La Paz conminaron a COB a cumplir su determinación acerca de rechazar al golpismo. (Lora 1979, 29).

El gobierno no duró sino quince días y fue derrotado por la acción conjunta de toda la población. De acuerdo con Guillermo Lora, que analizó un año después lo ocurrido, “A la caída del gobierno golpista a la cabeza del coronel Natusch, después de 15 días de violencia a la democracia, salió por la puerta de atrás protegido por los tanques, como lo tiene que hacer todo dictador cobarde”. Y añadía: “de esa manera se firma el acta de defunción de militarismo golpista. Natusch ha sido derrotado, pero no sus secuaces, que siguen controlando los puestos claves delas FFAA, han logrado conquistar el gobierno de la Sra. Lidia Gueiler que fue elegida por el parlamento como presidente interina. (Bolivia 1980, 102). Lora predecía de esa manera, lo que ocurriría meses después con el golpe militar de Luis García Meza.

El golpe de Natusch en los distintos departamentos de Bolivia.

El golpe de estado de Cnl. Alberto Natusch Busch tuvo distintas repercusiones en toda Bolivia; una parte minoritaria de la población apoyaba al mandatario por ser su conciudadano, o por lograr beneficios propios para el desarrollo de su departamento o región, pero una mayoría se oponía a la acción por la manera como había llegado al poder desatando una violencia extrema sobre la población. Los bolivianos estaban divididos y se creía que podía estallar una guerra civil a causa de la crisis política que vivía Bolivia (Hoy, 10 de noviembre de 1979).

El 10 de noviembre, en la ciudad de Oruro, “los mineros de San José reiteraron la determinación de sostener el paro general indefinido en protesta por la persistencia golpista de continuar en el poder y exteriorizar en esta forma la firme decisión de lograr el retorno y la vigencia de la democracia, expresión suprema del pueblo y sus trabajadores, enfatizaron los diferentes oradores en la asamblea de trabajadores del este centro minero” (ídem).

El mismo día en la ciudad de Oruro suspenden la huelga y regresan a sus actividades laborales por acuerdo contraído con los ejecutivos de la FSTMB y la Central Obrera Boliviana.

El 13 de noviembre los trabajadores de Cochabamba pidieron la renuncia de Alberto Natusch Busch y la inmediata reimplantación de un gobierno democrático representativo que defendiera los intereses de pueblo boliviano. Realizaron una Marcha de la Democracia desde la 15:30 horas, recorriendo las principales calles y avenidas de esta ciudad portando carteles y pancartas; la marcha culminó en el edificio de la Federación de Fabriles (Hoy, 13 de noviembre de 1979; 7).

Pero no en todas las regiones del país, el golpe de Estado fue rechazado. Las siguientes noticias dan cuenta de ello:

El 10 de noviembre la Federación de Trabajadores Campesinos manifestó la unidad de los campesinos de Cochabamba, de la sub-central, sindicatos y núcleos agrarios, los dirigentes reunidos en ampliado extraordinario trataron los problemas nacionales y las luchas de los partido políticos y el mal uso que hicieron de la democracia, por lo que decidieron “dar su total apoyo al actual presidente de la nación Alberto Natusch Busch hasta las últimas consecuencias” (Hoy, 12 de noviembre de 1979).

Los departamentos de Beni y Pando brindaron su apoyo al presidente Cnl. Alberto Natusch Busch, con manifestaciones cívicas realizadas en Trinidad. Guayaramerín, Riberalta y Cobija le dieron también su respaldo. El ex presidente del Comité Cívico del Beni, Dr. Pablo Toledo, destacó la personalidad del Cnl. Alberto Natusch como hombre que en su condición de gobernante se preocupa por el escenario del hombre del agro y favoreció a la riqueza pecuaria, principal sostén de la economía regional, para la ciudadanía representaba la oportunidad de un desarrollo más coherente y verdaderos beneficios para los benianos. En Cobija, la Federación de Campesinos, el Comité Cívico, y otros también reiteraron su apoyo a Natusch debido a su origen regional (Hoy, 13 de noviembre de 1979; 7).

Hitos históricos

La Masacre de  Todos Santos

Los resultados de las elecciones de julio de 1979 daban el triunfo de la Unidad Democrática y Popular (UDP) por un margen mínimo de menos del 0,1%, a pesar de que había serias dudas de la existencia de un fraude a favor del segundo, el MNR. El hecho es que, a pesar del triunfo de la UDP, el mismo no se reflejaba en la representación en el Congreso en el cual el MNR tenía mayoría absoluta en el senado y mayoría relativa en la cámara de diputados. Esta situación y la incapacidad de generar alianzas en el legislativo provocaron un empantanamiento de varios días; finalmente, se logró una salida provisional, la del nombramiento del presidente del senado, Walter Guevara Arze, del MNR, como presidente provisional con el objetivo de convocar nuevas elecciones.

La decisión de Guevara de conformar un gabinete independiente provocó el descontento en su propio partido; de esta manera, se fue conformando un grupo conspirador al que se sumaron algunos miembros del MNR, como Guillermo Bedregal y José Fellman Velarde, otros de la UDP y miembros de las Fuerzas Armadas que buscaban retornar al poder. Este fue el contexto que llevó al Golpe de Estado dirigido por Alberto Natusch Busch y a la llamada “Masacre de Todos Santos”.

El Che Guevara en Bolivia

La masacre se extendió por toda la ciudad. En la avenida Camacho, cerca de la Asistencia Pública, grupos de jóvenes se enfrentaron también a los tanques; las fotografías muestran el tendal de heridos y muertos que quedaron al paso de las fuerzas de represión. El estudio realizado en 2018 por la Carrera de Historia de la UMSA que se basa en fuentes de la ASOFAMD (Asociación de Familiares de Detenidos, Desaparecidos y Mártires por la Liberación Nacional de Bolivia) y la Asamblea de Derechos Humanos ha contabilizado más de cien víctimas fatales, entre muertos y desaparecidos, solamente en esos días, sin contar a los cientos de heridos.

El presidente Natusch y sus colaboradores que se han atrincherado en el Palacio de Gobierno comprendieron que la población no estaba dispuesta a legitimar su golpe. En el transcurso del día el presidente y parte de su gabinete, la Central Obrera Boliviana y el algunos representantes del parlamento, llevaron a cabo una reunión sin llegar a ninguna acuerdo.

El 4 de noviembre se decretó la censura de la prensa impuesta a radios, diarios y otros medios de comunicación, al libre ejercicio de los derechos sindicales y de asociación y se lanzan decretos gravemente prohibitivos de las libertad ciudadana como la ley marcial, el estado de sitio y el toque de queda. En contraparte, el Sindicato de Trabajadores de la Prensa de la ciudad de La Paz resolvió decretar una huelga general. (Bolivia, 1980; 90). En el transcurso del día un helicóptero alquilado a la empresa norteamericana Groves (Lora, 1979), que realizaba en ese momento la carretera hacia los yungas, lanzaba ráfagas sobre barrios de El Alto, como la Zona Ballivían, además de Villa Fátima, Villa Victoria, Munaypata, y otras zonas ubicadas en la hoyada. La cantidad de personas que murieron y resultaron heridas fue significativa, y además, no solo fueron personas que realizaban actos de resistencia, sino también gente civil así como niños, jóvenes, mujeres y ancianos que no eran parte del conflicto.

En el transcurso de esos trágicos días, la represión fue creciendo y las víctimas aumentaron. Los vecinos cavaron barricadas haciendo caso a la resistencia civil decretada por la Central Obrera Boliviana (COB). La participación militar dejó un enfrentamiento sangriento, tal como recuerdan los líderes de la época y los mismos manifestantes, que denunciaron cómo aviones de la Fuerza Aérea de Bolivia (FAB) ametrallaban las concentraciones humanas.  Existieron factores que permitieron esta gran masacre contra la población en general: mientras los ciudadanos contaban únicamente con palos y piedras y no tenían un líder visible, los militares contaban con todo un conjunto de armas, tanques y aviones y respondían a órdenes superiores. 

El presidente, prisionero del Palacio de Gobierno, como señala alguna obra sobre estos hechos, convocó a una reunión al parlamento y la COB con el objetivo de consolidar un triunvirato, pero la misma masacre pesaba ya demasiado sobre los golpistas. La COB se retira diciendo que no es una fuerza reconocida por la constitución nacional. La decisión quedó en el congreso nacional. El diez de noviembre, el presidente golpista era desconocido, el congreso decidía que no habría solución con Natusch en el poder.  El parlamento propone entonces como presidente interina a Lidia Gueiler Tejada, presidente de la Cámara de Diputados.

Más de 200 muertos, 125 desaparecidos y alrededor de 200 heridos fue el saldo de este sangriento episodio. Murieron tantos bolivianos bajo este régimen de 16 días como en los siete años de la dictadura banzerista. Pese a su brevedad fue uno de los más cruentos pasajes de nuestra historia. Luego de dos semanas del golpe y su claro abandono, Natusch no tuvo otra opción que la de replegarse quedando pendientes únicamente los términos de su retirada.

Los responsables de la Matanza de Todos Santos no han sido juzgados hasta hoy. El hecho de que varios de los implicados en el golpe de Estado hubieran pertenecido tanto al MNR histórico como al MNR de izquierda y que varios de ellos tuvieran posteriormente una carrera política, hizo que, al momento en que se produjo el juicio a la dictadura, éste se concentrara exclusivamente en el gobierno de García Meza, dejando en la impunidad a los que favorecieron una de las etapas más sangrientas de nuestra historia.

Poco más de siete meses más tarde, el país viviría un golpe militar aún más duro, el encabezado por el Gral. Luis García Meza.

Línea de tiempo

Cronología del golpe y línea de tiempo

  • El 1º de noviembre de 1979

    Mientras se realizaba en La Paz una Asamblea General de la OEA, que había apoyado de forma casi unánime a las aspiraciones de reivindicación marítima de Bolivia, se produce un nuevo golpe militar comandado por el Cnel. Alberto Natusch Busch con el apoyo de una parte de las Fuerzas Armadas y miembros del MNR y del MNR-I.

    Lugar: La Paz

  • El 2 de noviembre

    El gobierno de Estados Unidos se entera de la crisis política que Bolivia estaba pasando debido al golpe del primero de noviembre dirigido por el coronel Alberto Natusch Busch, los Estados Unidos anunciaron la suspensión del programa de ayuda de 27 millones de dólares en forma de protesta contra el movimiento militar (Hoy, 11 de noviembre de1979, 8).

    Lugar: La Paz

  • El 3 de noviembre

    Se dictó un decreto en el cual se prohíbe el trabajo libre de la prensa oral y escrita y la obligación de plegarse a los medios oficiales que actuaban bajo la dirección de los golpistas. De esta manera, se distorsiona la información mediante boletines de prensa. (Dalay; 1988, 16).

    Lugar: La Paz

  • El 4 de noviembre

    Ante el levantamiento incontrolable de la población, el presidente decretó la censura de prensa, la prohibición de las libertad ciudadana, la ley marcial, el estado de sitio y el toque de queda. Esto significó que las personas no podían tener ideas distintas al gobierno, o formar parte de grupos de choque y de resistencia. Ante esta situación el Sindicato de Trabajadores de la Prensa de la ciudad de La Paz, resolvió decretar huelga general de todas las radios, diarios y otros  medios de comunicación para hacer respetar sus derechos ciudadanos de  libre expresión y así también sus derechos sindicales y de asociación como comunicadores.

    Lugar: La Paz

  • 8 de noviembre

    La prefectura de La Paz, dictó un auto de buen gobierno, reglamentado por la ley marcial,  con toque de queda  y estado de sitio decretados por el régimen; posteriormente se suspendió la ley marcial pero quedó con plena vigencia el estado de sitio.

    Lugar: La Paz

  • 9 noviembre

    El Congreso decidió con 85 votos contra 35 dialogar con la Central Obrera Boliviana y con las Fuerzas Armadas de la Nación para buscar una solución al momento político que vivía el país; la determinación surge luego de aproximadamente siete horas de debate desde las 17:00 hasta la madrugada. En la reunión se advierte una diversidad de criterios en torno a la posición hecha por el gobierno del Cnl. Alberto Natusch Busch. El comité ejecutivo de la COB, encabezado por Juan Lechín Oquendo, asiste al palacio legislativo para escuchar a las bancadas parlamentarias en torno a la proposición del gobierno de conformar un triunvirato. Esto era señalado por la prensa de la siguiente manera: “Precisamente hoy el máximo organismo de los trabajadores analizará la determinación adoptada por el Congreso. La respuesta de parte de la Central Obrera Boliviana fue que no puede existir co-gobierno con la participación de Cnl. Natusch Busch, por el gran daño causado la población boliviana” (Hoy, 15 de noviembre de 1979, 1). La Central Obrera Boliviana resolvió no participar en ningún co-gobierno ni triunvirato delegando al Congreso la solución del problema a la crisis política constitucional (Hoy, 16 de noviembre de 1979, 1).

    Lugar: La Paz

  • 10 noviembre

    Se prohibieron todas las reuniones y manifestaciones públicas en todo el territorio departamental. Esta prohibición debía observarse durante 24 horas del día (Hoy, 10 de noviembre de 1979).

    Lugar: La Paz

  • 10 de noviembre

    La prensa controlada por el gobierno informa: “El Presidente Cnl. Alberto Natusch Busch, ex ministro de Asuntos Campesinos, dio un discurso a la población terrateniente y agraria, por supuesto entendimiento de múltiples intereses a los problemas que aquejan a las familias campesinas y al pueblo boliviano, razón por la que estamos seguros que con la sensibilidad que le caracteriza pondrá remedio a los problemas en beneficio nuestro y de toda la patria” (Hoy, 10 de noviembre de 1979, 1).

    Lugar: La Paz

  • 11 noviembre

    El Cnl. Natusch Busch en un mensaje a la nación sostiene que, de conformidad al acuerdo adoptado entre el gobierno y las directivas del Congreso, ratificaba su posición de organizar el poder ejecutivo en un gobierno integrado (Triunvirato: el Presidente, el Congreso y los trabajadores).

    Lugar: La Paz

  • 12 de noviembre

    El Dr. Walter Guevara Arze expresa un discurso en la plaza San Francisco sobre la crisis política que vivía el país: “La única solución para superar el actual problema político que concentra la atención nacional es que el Cnl. Natusch Busch abandone el Palacio de Gobierno”. Las expresiones fueron vertidas luego de la misa en homenaje a los ciudadanos muertos durante la resistencia a las fuerzas militares, ceremonia que se realizó en la Basílica Menor de San Francisco. Esta misa fue organizada por la Confederación de Bancarios, donde asistió el Dr. Hernán Siles, los miembros del gabinete ministerial de Guevara, representantes de las organizaciones sindicales que portaban sus estandartes y una multitud que rebasó la capacidad de esa iglesia  (Hoy 12 de noviembre de 1979, 4).

    Lugar: La Paz

  • El 14 de noviembre

    Se normalizaron las clases en la Universidad de San Simón, casa de estudios que estuvo paralizada en contra del gobierno de Natusch Busch.

    Lugar: Cochabamba

  • 16 de noviembre

    Natusch, protegido por los tanques, abandona el Palacio de Gobierno por la puerta trasera.

    Lugar: La Paz

  • 16 de noviembre

    “La crisis policíal ha sido superada” dijo hoy en la madrugada a tiempo de salir del palacio de gobierno el Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, Edén Castillo. Todas las autoridades que fueron parte de la reunión que se realizó en Palacio de Gobierno se restringieron de dar información sobre la misma, que duró hasta la medianoche. En esta reunión, Lidia Gueiler Tejada surgía como una de las posibilidades para solucionar la crisis política constitucional que vive el país, al quedar facultada en su condición de presidenta del Congreso Nacional para ocupar la primera magistratura de la nación. Esta disposición que deriva de la sucesión constitucional, emerge al término de las negociaciones y las conversaciones entre las FF.AA y el Congreso Nacional.

    Lugar: La Paz

Desaparecidos y víctimas

Convocamos a sumar voces por el derecho a la identidad y la memoria de los pueblos

Esta página del Espacio de la Memoria Histórica y Lucha del Pueblo por la Libertad y la Democracia es de autoría colectiva y lo seguirá siendo con ayuda de la población.

Si cuentas con información relacionada con la época de las dictaduras en Bolivia o cuentas con reflexiones sobre la importancia de la memoria histórica ponte en contacto enviando tu aporte al correo electrónico espaciomemoria@lapaz.bo o mediante los formularios habilitados en esta página.