Juicio a

Dictadores

Durante los años de autoritarismo militar con protagonismo político hubo centenares de muertos e inestabilidad en los gobiernos del periodo histórico al que se circunscriben las dictaduras (nueve gobiernos y una junta militar de los cuales siete fueron de facto y uno constitucional); este constante cambio demuestra la supresión de los factores democráticos en país. El año de 1979 el parlamentario Marcelo Quiroga Santa Cruz dio inicio al juicio de responsabilidades contra Hugo Banzer Suárez por las violaciones a las libertades fundamentales cometidas en su presidencia, dicha acción sin embargo no prosperó.

En la época de las dictaduras en Bolivia, marcada por la violencia política y el autoritarismo de los gobiernos de facto, se desataron violaciones a los derechos humanos con repercusión no solo en Bolivia sino en América Latina, lo que conllevó la conformación de la Comisión de la Verdad, instancia que fue disuelta sin culminar la investigación.

Foto: www.correodelsur.com
Foto: www.correodelsur.com
Foto: www.elpais.com
Foto: www.elpais.com

Varios fueron los actores que suscitaron las violaciones a los derechos y libertades fundamentales, sin embargo las causas penales solamente alcanzaron en Bolivia al dictador Luis García Meza, quedando los periodos dictatoriales en impunidad.  Entre el año de 1980 a 1981 tuvo lugar el gobierno de García Meza, considerado como uno de las más sombríos de la historia reciente, desconocedor de los derechos y libertades civiles arrasó en corto tiempo con la vida de cientos, entre ellos los caídos en la calle Harrington de la ciudad de La Paz, acontecimiento que ejemplifica la ferocidad y repudio a la vida que mostrarían los excesos cometidos por esta dictadura.

Los derechos violentados en los gobiernos dictatoriales se enmarcan en el ámbito del derecho penal como crímenes contra la vida, haciendo uso de la fuerza del Estado cometiendo homicidios, desapariciones, torturas, persecuciones y otros crímenes contra la libertad y la integridad, cometidos contra la población civil organizada principalmente. Ante la necesidad de reconstruir los hechos para demandar justicia y alcanzar un juicio se conforma la Comisión de Investigación y Búsqueda de Desaparecidos.

El juicio contra García Meza comenzó a tramitarse durante el gobierno democrático de Siles (1982-1985) y se aprobó en el siguiente gobierno democrático, formaba mordazmente parte de la administración el mismo ex dictador Hugo Banzer Suárez, a quien también se le acusaba de haber apoyado a García Mesa y tramar el asesinato de Marcelo Quiroga Santa Cruz, ante la intención de impulsar el juicio de responsabilidades en su contra por las transgresiones cometidas durante su gobierno dictatorial (1971-1978).

Ante la justicia penal tuvo importancia el juicio llevado adelante en contra de Luis García Meza y su entorno inmediato por desconocer el derecho a la vida, la integridad y la libertad personal. Un dato histórico particular es que el motivo de la detención de Luis García Meza fue su implicación en el robo de los diarios del Che Guevara. El trato por la justicia del caso de ex dictador Luis García Meza se constituye en un referente peculiar a nivel de Latinoamérica y queda por analizar los motivos por los cuales no siguieron el mismo curso los demás protagonistas de los gobiernos dictatoriales. En el año de 1986 se da curso al juicio de responsabilidades en su contra, el mismo que compareció de inicio, dándose posteriormente a la fuga, cuando finalmente su sentencia hizo historia. En ausencia del convocado ante la ley el juicio prosiguió hasta que finalmente se determinó la máxima pena del ordenamiento legal boliviano: 30 años de presidio sin derecho a indulto, igual suerte corrió el ex Ministro del Interior Luis Arce Gómez durante el mencionado gobierno. Aproximadamente un año después de dicha sentencia el ex dictador Mesa fue encontrado en Brasil y extraditado hasta Bolivia para el cumplimiento de dicha sanción.

El ex coronel Luis Arce Gómez, Ministro del Interior durante el gobierno de García Meza, fue capturado en 1989 después de tres años de permanecer en fuga, a partir de la investigaciones que desencadenaron este hecho se supo que el asesinato de líderes sociales como Marcelo Quiroga Santa Cruz y el padre Luis Espinal, entre otros, habían sido orden de los dictadores, se conoció también sobre la organización de los escuadrones de la muerte y se pudo comprobar que el criminal nazi Klaus Barbie tenía el grado de oficial superior y mando dentro del Servicio de Inteligencia del Ejército de Bolivia; de igual manera entre los asesores extranjeros también se comprobó la participación del Mayor de las FF.AA. de Argentina, Julio César Durand, así como de los neofascistas italianos Stefano Delle Chiaie y Pierluigi Pagliai.

Los hechos en los que se involucraban a Arce Gómez y García Meza implicaron desde delitos económicos hasta graves transgresiones en contra de los derechos humanos con terribles masacres descritas en el periodo histórico de su gobierno dictatorial, actos descritos conforme a la normativa legal vigente para entonces en el país.

La relación de los hechos desplegada durante el juicio permitió deducir que existieron planes de inteligencia destinados directamente a atentar contra la vida de altos dirigentes asesinados en el episodio de la calle Harrington, habiendo justificado la decisión en la consolidación de una masacre sangrienta.

El ex militar y sus colaboradores fueron procesados por violación de la CPE al prohibir organizar grupos irregulares, privar de libertad indebidamente, atentar contra la libertad de prensa, asesinatos y delitos económicos entre otros, sucedidos desde el régimen dictatorial impuesto en Bolivia el 17 de Julio de 1980. El 21 de abril de 1993 los familiares de desaparecidos y asesinados presenciaron la lectura de la sentencia final seguida a Luis García Meza en un momento histórico, con lo que se cumplió el objetivo del Comité Impulsor del Juicio de Responsabilidades, integrado por representantes de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia, la Central Obrera Boliviana, el Comité Ejecutivo de la Universidad Boliviana, y la Federación de la Prensa y Servicio Paz y Justicia (SERPAJ).

El año 2018 Luis García Meza, falleció a la edad de 88 años, habiendo cumplido 23 de los 30 años de su pena privativa de libertad, fruto de los cruentos actos desarrollados en su breve gobierno entre el 17 de julio de 1980 y el 4 de agosto de 1981. Se lleva consigo información que hasta la fecha no fue develada para el resarcimiento y justicia de aquellos que perecieron o fueron afectados durante la vigencia de su gobierno que indudablemente pasa a la historia como uno de los capítulos más dolorosos de la historia reciente en Bolivia y América Latina.